El sabor que nos identifica

La yerba mate es un árbol nativo de la Selva Paranaense que en estado silvestre alcanza una altura entre 12 y 16 metros. Para poder realizar la cosecha de sus hojas, es necesario podar las plantas a una altura de 2 metros.

La cosecha se realiza en forma manual, recolectando las ramas y hojas de la planta. Esta labor o zafra comienza a fines del verano y se extiende hasta principios de la primavera.  Después de la cosecha, el árbol se regenera y vuelve a producir nuevas ramas y hojas. Cada Establecimiento de yerba mate elabora su propio tipo de yerba, puede ser con palo, sin palo, compuestas, orgánicas, para tereré, barbacuá o saborizadas.

Establecimiento San Demetrio – Yerba Mate KALENA utiliza el sistema Barbacuá,  una técnica de secansa que utilizaban los antiguos guaraníes. Se trata de un proceso de secado lento y artesanal, en el que las hojas son expuestas al calor del fuego de leña durante todo un día. De esta forma, la yerba mate tiene como resultado un ligero sabor ahumado o tostado proveniente de las maderas utilizadas durante  el secado. Éste proceso sumado al estacionamiento natural por 12 meses asegura la calidad y el sabor que nos identifica.